domingo, 15 de agosto de 2010

Resumen del libro Puro futbol


Los últimos salileros: cuenta la historia de un equipo de futbol “los salileros”, los cuales estaban en primera división de argentina donde le jugaban de igual a igual a los grandes como River, Boca o San Lorenzo en su maravilla de cancha, pero que se vieron afectados por los jueces del partido los cuales le arbitraron en contra durante toda su existencia lo que provoco que descendieran a la “b” y después a la “c” de argentina. De ser un club reconocido que llenaba la cancha de banderas del color del club pasaron a un equipo pobre con una mini barra sin cancha ni nada.

El pichón de Cristo: este cuento trata sobre un equipo que a días de enfrentar al campeón independiente de Bigand, se les lesiona el portero “Pacu”, el mejor portero de la liga y el único que tenía el equipo. Desesperados buscaron a un reemplazante, a uno de ellos se les ocurrió llevar al “pichón de Cristo”, un arquero flaquísimo de cuerpo entero que según ellos no taparía nada pero que llevarían ya que no tienen otro. Llega el día del partido y su equipo jugo horrible, independiente era muy superior e iría ganando si no fuera por el pichón que tapaba absolutamente todo. En fin termino el partido y en camarines todos felicitaban al flaco, pero el narrador se quedo más tiempo y por casualidad se encontró con el flaco que todavía no se iba y le vio en la mano una herida al igual que al costado del pecho le pregunto por esto y el dijo que había sido en el partido. En fin a los días siguientes lo andaban buscando para que firmase por el club pero desapareció y nunca más supieron de él.

La pena máxima: cuenta la historia de un pibe que le toca la decisión de tirar un penal, pero él no quiere porque piensa que lo va a errar, entonces piensa que el mono no lo puede tirar porque contra Chacarita, la fecha pasada, se le fue. Al final tiene que tirarlo él, quien todo el tiempo pensaba que lo iba a errar, lo patea y gol.

Betito: cuenta la historia de un hincha el Betito que durante un partido cobran un penal entonces la barra se vuelve loca queriendo matar al árbitro entonces los carabineros para calmarlos tiran bomba lacrimógenas y justo una de ellas le explota en la cara y lo deja ciego.

Wilmar Everton Cardaña, número 5 de Peñarol: relata la historia de un contención el cual era muy aguerrido en el juego paraba a los delanteros o jugadores del equipo contrario con mucha fuerza y la mayoría de las veces desmedida que dejo muchos jugadores lesionados en su carrera. Un día antes del partido ante nacional le llega una carta de un niño que está internado en un hospital y que le pide que por favor le regale el balón del encuentro. Con esta carta sale la parte más sensible del jugador y comienza a llorar. Al otro día juegan el partido el cual lo pierden, pero el capitán Wilmar después del partido va entregar el regalo al niño que le envío la carta. Wilmar va con todo el equipo a entregarle el balón del partido firmado por todos los jugadores del plantel, y cuando entran a su pieza el niño recibe el balón pero en vez de agradecerles lo recrimina por haber perdido el encuentro, entonces el capitán se enoja y le tira una patada voladora al pecho quebrándole 4 costillas y se va muy triste con los otros jugadores de peñarol

19 de diciembre de 1971: relata la historia de un clásico entre leprosos y canallas el cual como cualquier clásico se quiere ganar. Pero para ganarlo necesitan la cábala al viejo Casale que con él nunca habían perdido, pero para mala suerte él se enferma i estaba hospitalizado por un infarto el cual no le permitía recibir impresiones muy grandes como lo sería un clásico. Pero idearon un plan y lograron llevarlo al estadio a hinchar al equipo de sus amores los canallas. En fin ganan los canallas y la felicidad de Casale era tan grande que cayó al suelo seco con una cara de felicidad. Fue así que murió el viejo Casale en la barra celebrando la victoria de su equipo. El gol fue hecho por Pedro Poy de palomita al último minuto, que con eso se transformo en ídolo y cada 19 de diciembre se celebra haberle ganado a los leprosos.

Lo que se dice un ídolo: cuenta la historia de Pedrito un jugadorazo y muy caballero que si le pegaban el no respondía, nunca tuvo una tarjeta roja ni amarilla. También era muy lógico para pensar si se enfrentaba a boca se daba por perdedor porque sabía que tenían mejor plantel que el de él. Eso era lo que según el negro no le permitía ser ídolo que no se defendía y no tenia mentalidad ganadora antes de los partidos. Era un jugador esplendido y es por esto que lo involucraron con muchas mujeres siendo que el ya tenía una relación desde la infancia, fue tanto el revuelo que casi su esposa termina con él. Ya toda la gente sabía de eso y cuando jugaba un partido contra Vélez un defensa central le dice “¡Qué mierda te vas a voltear vos a esa mina, si vos en tu vida te volteaste ninguna!”, “ya que sos tan macho animate a entrar al área que te voy a romper la gamba en cuatro pedazos”. Esto provoco como nunca una calentura de Pedro que le pego un combo en la jeta que lo dejo loco por media hora, lo que provoco su expulsión y aunque estaban en la cancha de Vélez nadie le grito nada a Pedro. Le dieron pocas fechas de castigo y volvió en un partido contra los leprosos en donde como nunca fue ovacionado y desde ese momento empezó a transformarse en ídolo.

Memorias de un wing derecho: Cuenta la historia de un wing derecho el cual era un fenómeno era una maquina en su posición, sacaba centros, le pegaba al arco cuando veía la más mínima oportunidad o se la cedía al 9. Así ya había hecho 6800 goles en su carrera y el 9 de su equipo por lo menos unos 12000 y la mayoría cedidos por él. Él recuerda un partido memorable, un clásico Boca-River, el cual ganaron y el hizo 3 goles. Pero el recuerda un gol en el cual él la agarra encara al defensa pero lo marcaban muy bien, cuando escucha a su compañero, engancha a la derecha y entrega hacia el centro de la cancha y su compañero en velocidad remata esa pelota y golazo.

La observación de los pájaros: cuenta que en un clásico en un domingo en que las calles están vacías, y el escucha el partido por radio que obviamente en algo más que sufrible. Entonces empieza el partido y en el primer tiempo que dan perdiendo, por lo que apaga la radio y sale a dar un paseo y piensa en lo que genera un clásico en las personas. Termina el partido según lo que él pensó, por lo que se da de perdedor y sale un niño de su casa con la camiseta de central y sale diciendo aguante central, entonces le pregunto cómo salió el partido al niño y él le responde que central empato sobre la hora y que empataron. Entonces la paz invadió su cuerpo la tranquilidad de que no va a haber burlas en su contra ni nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada